viernes, 28 de abril de 2017

44...




"Baco y Ariadna" (Guido Reni, 1619-20)





44 puñaladas, 44 cicatrices, 44 golpes de esperma sobre el rostro decaído de la vida…


44 cabalgadas en la tabla sobre la ola salvaje… los nervios de los que hablaba Rimbaud hace mucho tiempo que zarzaron…


Cada día un canto a mí mismo,

Cada noche una vela a Satán,

Cada tarde una nueva trinchera

Y así y todo volver a empezar…


No soy si no una sucesión de hojas arrancadas del calendario,

Una joroba llena de espantos,

Una pesadumbre emancipada…

…la mayor cantidad de minutos desperdiciada posible…



Años, meses, días, minutos, segundos, siguen siendo los nombres de las cadenas…


Volví del infierno para cantar junto a Baring “my soul is an inmortal toy”… porque 44 años en la inmunda trapería del corazón convierten el agua en vino y el polvo en oro. 


La colección de polillas sigue en aumento… no hay refugio para la tempestad… el grito no cesa… ¡viva por tanto! ¡Horacio, prepara el banquete! ¡Carpe Diem para todos y latigazos de placer! ¡Veneno y ambrosía! ¡Qué nada detenga nuestro inquebrantable crujir de huesos! 



El próximo año, si sigo vivo, os haré una rima.  




miércoles, 15 de marzo de 2017

LA PIZZA FASCISTA









Anda la fría Islandia con un tema a vueltas de esos realmente trascendentes, vitales, fundamentales para el devenir de sus ciudadanos y que a buen seguro está quitando el sueño de los abnegados habitantes del país nórdico: la prohibición de la piña como ingrediente en la pizza. 



Todo viene de la sana humorada de su presidente, Gudni Johannesson, respondiendo a las preguntas de los chavales de un colegio al que fue a hacer una visita. Un tipo curioso este Johannesson, del que dicen cuenta con un apoyo del 81.4% del total de la población de Islandia (apenas unos 320000 habitantes), un porcentaje escandalosamente alto para un político. No sabemos si sus opiniones gastronómicas tendrán algo que ver, pero qué duda cabe que la mayoría de los dirigentes europeos matarían por conseguir un tanto por cierto tan elevado de apoyos entre sus compatriotas. 



El tema no es baladí, y el encendido debate que ha provocado el tema de la piña como ingrediente en uno de los platos más consumidos del mundo entronca con una realidad que a juicio del Eyaculador es intrínseca a la historia de la humanidad, y antes de que los lectores comiencen a disparar me pongo delante en la fila para reconocer que yo soy el primero que lleva un fascista dentro. Todos llevamos un fascista dentro y consideramos que nuestros gustos son los mejores y nuestras opiniones las más sensatas y certeras. Esto en sí no es malo, al contrario, es un buen ejercicio de individualidad (lo cual mantiene una evidente incoherencia con el fascismo uniformal y uniformante, pero total coherencia con la incoherencia que siempre rodea al ser humano, el cual es incoherente y contradictorio por naturaleza… que algo coherente sea incoherente es lo más coherente del mundo, por mucho que sientan que les va a explotar la cabeza en estos momentos) El problema es cuando tratamos de imponer nuestra cerrada visión del mundo a los demás, e incluso en una cosa tan a priori inocente como es una pizza, degustada y deglutida a toneladas a diario en todo el mundo y de cientos de maneras diferentes, intentemos delimitarla con un rotundo “sólo es piña si yo lo digo”. 



Ciertamente es un caso que vemos a diario, nos atrevemos a decir lo que es música y lo que no, y dentro de esa música lo que es auténtico rock, o auténtico punk, o auténtico garage, o lo que es pasteleo… lo que es cine y lo que no, lo que es literatura y lo que no… sí tratamos de imponer esta especie de fascismo cultural, ¿cómo iba a librarse algo que no deja de ser a su manera otra manifestación cultural como es la gastronomía?, de hecho es precisamente en temas gastronómicos donde más salida damos a tal contundencia ideológica, mezclado además con cierto patriotismo barato (“si sabré yo lo que es una paella, que soy valenciano”, “a eso no se le puede llamar cachopo”, etc), limitando las posibilidades deliciosamente anárquicas que nos ofrecen algunos platos. Lo maravilloso del cocido es precisamente que se le puede echar de todo, lo mismo opino de la paella, y por supuesto de la pizza. Surge entonces una confrontación semántica. El fascista gastronómico admite no tener problema alguno en que a determinado plato se le añada cualquier ingrediente al gusto del consumidor, pero eso sí, que lo llamen de otra manera. Una postura que no difiere mucho de la de aquellos ultras católicos quienes durante la polémica suscitada a raíz de la ley que en España posibilitó el matrimonio entre personas del mismo sexo, camuflaban su conservadurismo y su homofobia diciendo aquello de “yo no tengo nada en contra de que se casen, pero que no lo llamen matrimonio”.



El lenguaje, como no, es otro escenario ideal donde sacamos a campar nuestro pequeño fascismo. Pocas cosas soliviantan tanto a los parroquianos como el mal uso de nuestro idioma o peor aún, que la RAE tenga la osadía de evolucionar y aceptar palabras o expresiones que el acervo popular ha ido introduciendo en nuestra sociedad, algunas venidas de fuera. Incapaces de comprender que precisamente la riqueza de un lenguaje está en evolucionar y amoldarse a sus hablantes (y no que los hablantes se amolden al lenguaje, y esto es algo tan impepinable como el hecho de que una lengua nace por los individuos que la practican y no al revés), imagino que si de ellos dependiera todavía estaríamos hablando y escribiendo como en tiempos cervantinos. Si conociesen mínimamente la historia de nuestra literatura les daría un pasmo cuando leyesen como Unamuno escribía “kultura” con k o Juan Ramón Jiménez le pedía a la “intelijencia” con j que le diera el nombre exacto de las cosas. Porque al igual que en la cocina, en el lenguaje la verdadera riqueza está en retorcer, distorsionar, improvisar, crear, destrozar y volver a crear, y en definitiva jugar con las palabras. Sólo así pudieron surgir las vanguardias que tantos genios nos han regalado para este país, desde Ramón Gómez de La Serna hasta la justamente reivindicada Gloria Fuertes, y es que si hay algo que caracteriza precisamente a cualquier vanguardia es su capacidad rupturista con el pasado y su insaciable ansia de libertad para la creación.   



La delimitación del arte y la constricción que supone vivir bajo un dogma inamovible. De esto es de lo que se trata en definitiva, lo cual se acaba arrastrando (o quizás sea al revés, y desde la ideología confluye en el arte) a la ideología y al pensamiento. Sólo puede haber una manera de entender la pizza igual que sólo puede haber una manera de ser español o de ser madridista, o de ser liberal o de ser de izquierdas, renunciando a la maravillosa riqueza que nos proporciona la individualidad. A lo largo de mi vida incluso he conocido a gente que ha llegado a afirmar lo que es baloncesto y lo que no, negando a nada menos que LeBron James la condición de practicante de este deporte. Un jugador capaz de jugar en cualquier posición sobre la cancha. Demoledor al poste bajo, resolutivo en el tiro exterior, imparable en penetración, insaciable en defensa, capaz de dirigir el ataque y romper todos los registros estadísticos de asistencias en un jugador que no es base, y para algunos aficionados de pensamiento jurásico, quienes se quedaron en un juego lento, anquilosado y ortodoxo de pantalones ajustados y posesiones al filo del tiempo reglamentario, no es baloncesto. Y es que precisamente la heterodoxia despista, la ruptura de los esquemas, de los guiones preestablecidos, de los dogmas… todo eso cuesta aceptarlo ya que resulta mucho más fácil vivir en un mundo en blanco y negro, sin matices, donde debemos tener claro que a la pizza no se le puede echar piña o los guisantes en la paella deberían estar penados con presidio.



El fascista que llevamos dentro no es malo en sí. Reivindicamos la individualidad y la humana incoherencia. No pasa nada por creerse en posesión de la verdad, de hecho en ocasiones resulta totalmente sano y oxigenante. No pasa nada, en efecto, porque el mítico Mugretone dijera aquello de “sólo es punk si yo lo digo”, lanzando una soflama que bien pueda servir de rueda a seguir para quien quiera adentrarse en tal estilo musical de la mano de alguien cualificado para hablar sobre la materia… el problema es que si aceptamos como natural vivir en un mundo en el que una pizza deja de ser pizza en cuanto lleve piña, quizás acabemos aceptando que bajo ningún concepto no se puede ser mujer si no se ha nacido con vulva. 




Y precisamente es ahí cuando, basándonos en la naturaleza de las cosas, lo que hacemos en realidad es ir contra natura, porque no hay mayor naturaleza que la libertad para echarle a la pizza lo que nos venga en gana.